Una dieta equilibrada en el plato

Una dieta equilibrada requiere una dieta diversificada para proporcionar al cuerpo todos los nutrientes que necesita.
A título indicativo, le damos algunas recomendaciones para una dieta equilibrada. Si para algunos existe un consenso, como la cantidad de sal o de agua potable, otros son más controvertidos. Los vegetarianos no comen carne, los crudívoros no comen alimentos cocidos. La proporción de cereales también es muy variable dependiendo de la dieta. Los productos lácteos no serían tan buenos como intentan hacernos creer. Escucha a tu cuerpo, te dirá lo que es bueno para ti!

  1. 5 frutas y verduras al día: crudas o cocidas, deben ocupar un lugar primordial en la dieta.
  2. Carne: 1 a 2 veces al día en pequeñas cantidades. Preferiblemente carne magra.
  3. Pescado: al menos dos veces por semana.
  4. Pan, cereales y alimentos con almidón: consumir alimentos completos de forma prioritaria.
  5. Productos lácteos: 3 al día como máximo, preferiblemente los productos con menos grasa. Algunos estudios tienden a demostrar que un exceso de productos lácteos es perjudicial para la salud debido a su contenido de grasa. Esta regla es cada vez más controvertida.
  6. Grasas (aceites….): favorecen las grasas de origen vegetal (aceite de colza, aceite de oliva) y más concretamente los aceites ricos en ácidos grasos. Limite su consumo.
  7. Alimentos dulces: limitar su consumo. No traen nada al cuerpo excepto el placer del sabor.
  8. Bebidas: consumir mucha agua (alrededor de 1,5 litros por día) durante todo el día. Para bebidas alcohólicas no exceda 3 vasos (dosis) por día para un hombre y 2 para una mujer con un día de la semana sin alcohol.
  9. Sal: la cantidad máxima que no debe superarse es de 6 g, pero una gran cantidad ya se encuentra en los alimentos procesados (pan, platos preparados…). Limite la ingesta directa tanto como sea posible (¡el consumo de corriente es generalmente de unos 8 g/día!).

Última recomendación: practicar una actividad deportiva regular: caminar, montar en bicicleta, nadar… y para un asesoramiento personalizado, puede consultar a un dietista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *