Prepararse para una entrevista de trabajo: preguntas difíciles

La entrevista de trabajo es el último paso en la búsqueda de un trabajo. Su CV y su carta de presentación han convencido al reclutador para que se reúna con usted. Ahora queda por convencerlo de que te contrate. En general, los reclutadores piden a los candidatos que se presenten brevemente antes de hacer preguntas para conocer mejor a los candidatos.

La regla de oro es ser concreto. Las preguntas formuladas durante las entrevistas de reclutamiento por los reclutadores llevan a muchos candidatos a perder sus medios y a dar explicaciones locas y a menudo fatales.

Aquí está para ayudarle a preparar una serie de preguntas que pueden ser inquietantes para muchos candidatos.

La etapa final de la entrevista de trabajo

– ¿Crees que has completado los estudios de los que te sientes más capaz?

– ¿Cuánto tiempo lleva buscando trabajo?

– ¿Ha contactado con otras compañías?

– ¿Cuál es su objetivo profesional?

– ¿En qué quieres convertirte en la empresa?

– ¿Por qué quieres trabajar en nuestra empresa?

– ¿Qué crees que puedes aportarnos?

– ¿Qué te atrae de este trabajo?

– ¿Qué le trajo a su compañía anterior?

– De todas las cosas que has hecho, ¿qué has hecho mejor?

– ¿Qué fue lo que más te gustó?

– ¿Por qué dejaste tu último trabajo?

– ¿Prefiere trabajar solo o en equipo?

– ¿Cómo te juzgas a ti mismo?

– ¿Te gustan las responsabilidades?

– ¿Qué experiencias han contribuido más a la formación de tu personalidad?

– ¿Cuáles fueron tus mayores dificultades?

– ¿Cuál es su estilo de trabajo?

– ¿Qué clase de jefe te gustaría tener?

– Nombra una o dos experiencias u ocasiones en las que hayas mostrado iniciativa.

– ¿Tienes miedo de los conflictos?

– ¿Crees que pagaste bien?

– ¿Qué diría tu jefe si le preguntáramos qué piensa de ti y de tu trabajo?

– ¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos te gusta de tu trabajo?

– ¿Por qué eligió nuestra empresa?

– ¿Cómo te ves en dos años?

– ¿Qué hacer en caso de conflicto?

– ¿De qué estás más orgulloso?

– ¿Con qué gran problema tuviste que lidiar?

– ¿Necesitas ser guiado o eres autónomo?

– ¿Cuáles son sus activos para tener éxito en esta posición?

– ¿Por qué deberíamos elegirte a ti antes que a otra persona?

Trate de encontrar ejemplos que puedan ilustrar cada pregunta. Es más convincente decir que has construido una máquina de la A a la Z que decir «soy autónomo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *