Baterías recargables: económicas y más ecológicas

Baterías recargables Ni-MH

Existen varios tipos de baterías en el mercado, las más comunes de las cuales son para los formatos clásicos (AA, AAA…), Ni-Cd (Níquel-Cadmio) y Ni-Mh (Níquel-Metal Hidruro). Las baterías recargables se caracterizan por su capacidad en mAh: cuanto mayor sea el número, más lenta será la descarga de la batería. Su vida útil puede alcanzar los 1000 ciclos.
Las baterías Ni-Mh tienen la ventaja de tener una larga vida útil, una tensión de corriente estable y unos tiempos de carga muy bajos (unas pocas horas).

Principio de funcionamiento de una batería recargable

Un acumulador implica reacciones de oxidación-reducción. Cuando suministra corriente, la reacción natural se produce entre las dos parejas redox implicadas. Durante la recarga, se realiza una electrólisis para regenerar los componentes.

Aspecto ecológico

– aunque su precio es más alto en el momento de la compra (unos 10 € para las 4 baterías recargables AA) y requiere la compra de un cargador, se amortizan muy rápidamente y se vuelven muy económicos a partir de una decena de recargas.
– su uso reduce significativamente la cantidad de residuos en comparación con las baterías convencionales.
– el cadmio es un metal pesado tóxico. Por lo tanto, es necesario favorecer la compra de baterías de Ni-Mh.

– para la mayoría de las aplicaciones (mp3, cámara digital……….) prefieren baterías recargables Ni-Mh
– Para los aparatos que sólo requieren muy poca energía (mando a distancia…) prefieren las pilas alcalinas. Las baterías Ni-Mh se descargan solas después de 1 a 2 meses (autodescarga)
– Prohibir el uso de baterías de sal: tienen una baja capacidad, lo que conlleva un alto consumo y muchos residuos.

Cuando el rendimiento empieza a disminuir y es hora de cambiar, se debe colocar en los contenedores de reciclaje como en los modelos clásicos.

Leave a Reply